Horario de almuerzo

Corriendo por la vida de aquí para allá, tratando de alimentar esa parte del alma para la que hay un menú muy pobre, la de ver el mundo y conocer de la vida de otras personas, a veces, cuando tienes delante de tus narices el muro de las limitaciones, encuentras un pequeño claro en el bosque de los desencantos que te saca de la rutina y te hace pensar,  y te hace reír, y no te cambia la vida pero al menos te salva el día y te da esperanzas  para esperar el siguiente, aunque sepas que el siguiente no te revelara tanta magia. Encontrar un pequeño detalle que adorne el día, del lado de acá del muro, hace que por un instante ames tu lugar y te sientas bien, aun sabiendo que no es para nada el mejor lugar del mundo.

Hoy encontré...

Leer más